lunes, abril 13, 2015

La dolorosa deuda, o ¿el poderoso apalancamiento?


Tu mente conceptualiza tus ideas en palabras. Esto significa que tu vocabulario puede limitar o expandir tus posibilidades.

Te comparto una palabra clave: apalancamiento.

¿Qué es una palanca?
Máquina simple para trasmitir fuerza y desplazamiento. Una palanca nos permite mover una cantidad de masa con menos esfuerzo que si lo hiciéramos sin dicho artefacto.

En el contexto de los negocios, el apalancamiento nos permite expandir, equipar e innovar nuestra empresa sin necesidad de invertir nuestro capital en ello, ¿cómo? a través del financiamiento.

Veamos otra palabra clave: deuda.

¿Qué es la deuda?
Generalmente es dinero que se le obliga a un deudor pagar en favor de un acreedor en el contexto de un contrato (hasta la definición es tormentosa).

¿Qué te inspira a ti la palabra “deuda”?
Si eres como el resto de los mexicanos, la palabra deuda no es algo bueno; nos remonta a noches sin dormir, culpas y malas estrategias.

Ahora imaginemos un escenario para tu negocio.

Un nuevo cliente llega al vecindario, pero, no es cualquiera, sino la nueva armadora de autos que dotará de trabajo a las empresas de 170 kilómetros a la redonda.

Pequeño detalle… tu gente está topada de trabajo y la maquinaria con la que cuentas no es suficiente para atender a este nuevo elefante -hinchado de billetes.

¿Qué haces?
a) Correr y esconder tu cabeza en el agujero más cercano
b) Decir que le entras y ahí veremos cómo le haces en el camino
c) Apalancar tu negocio y afrontar el reto responsablemente

Nota algo: Jamás hablé de “endeudar” a la empresa o a ti.

La opción a) y b) la dejaré para los cobardes e irresponsables, respectivamente; ahondemos en la opción c).

Una diferencia importante entre deuda y apalancamiento es que la primera se adquiere para cubrir cosas que no nos generan activos mientras que la segunda, el apalancamiento financiero (o financiamiento productivo) nos permite hacernos de elementos que nos generan valor, en consecuencia, activos que nos hacen ganar más dinero.

En el escenario que estábamos construyendo, podrías adquirir un crédito simple para capital de trabajo para arrancar un esfuerzo de reclutamiento y entrenamiento a más personal así como una posible expansión de tus instalaciones. Al mismo tiempo, podrías hacerte de equipo a través de un arrendamiento puro que requiere muy poco dinero inicial y es 100 % deducible de impuestos.

¿Deducible de impuestos? ¡Sí! Tu crecimiento te dejará utilidades y como dolorosa consecuencia el pago de más impuestos… a menos que gastes tu dinero en algo 100 % deducible de impuestos… como… el arrendamiento puro de tu nueva maquinaria.

¿Esto es deuda? ¡No! todo es un activo para generarle más ingresos a tu empresa y, como consecuencia, más utilidades para ti.

Deuda. Apalancamiento. No es lo mismo, y entenderlo es la diferencia entre crecer con el dinero de otros o esperar a que tus ahorros te alcancen para alcanzar a tu competencia (que probablemente si se apalancará).

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home